La mejor forma de comenzar este año es poniendo en las manos de Dios todo lo que vayamos a hacer, teniendo conciencia que Dios es Soberano y que Él es quien dicta cada propósito que se llevará a cabo en nuestra vida.